DOMINGO | 26 de Febrero de 2017
16.02.2017 |
LA VISIÓN DE UN CREATIVO LATINO SOBRE LA ALERTA ROJA EN USA

Zylberberg, Founder & CCO de Socialisssima, explica en que en los Estados Unidos “la cantidad de creativos absorbidos por tecnológicas o quienes decidieron abandonar las grandes estructuras es importante”. También explica que la actividad freelance tiene mucho desarrollo.

  • Norbi Zylberberg: “El alerta roja ya se disparó, aunque parece que todavía hay muchos que no recibieron el memo y siguen bailando en la cubierta del Titanic”.

La ley de Moore, cuya consecuencia directa es que los precios bajan al mismo tiempo que las prestaciones suben (en resumidísimas palabras), no solo se aplicó al mundo de los chips y los teléfonos celulares: parece haber llegado también al mundo de la publicidad y las comunicaciones.

¿Por qué? Simplemente porque el presupuesto con el que un cliente quiere resolver algo hoy apenas alcanza para cubrir las horas de reuniones que tendrán en la agencia, varios equipos, para simplemente hablar del tema.

Y creo que el desequilibrio de estos dos factores es lo que está dando a lugar a una nueva realidad de trabajo, que noté sutilmente reflejada en el editorial de Adlatina del otro día. El alerta roja ya se disparó, aunque parece que todavía hay muchos que no recibieron el memo y siguen bailando en la cubierta del Titanic.

En Estados Unidos la cantidad de creativos absorbidos por tecnológicas o quienes decidieron abandonar las grandes estructuras es importante, porque en igual medida que las techies necesitan generar mensajes diferenciales (la tecnología se ha vuelto un commodity) varios clientes “tradicionales” prefieren tratar con quienes entienden cómo sumergirse en los problemas de su marca rápidamente, sin gastar en “overheads” improductivos.

Siguiendo una analogía futbolera, lo que se busca es un Riquelme que meta el pase entre líneas, y deje al 9 frente al arquero (el ejemplo puede aplicar a varios jugadores, pero uno tiene su corazoncito xeneixe) y no hacer tiempo pasando la pelota para atrás (mientras se cobra el fee). Hoy el concepto de “empresa freelance” o trabajar por proyectos tiene perspectivas de crecimiento porque la establidad de los CEO’s, la imprevisibilidad de los mercados y la velocidad en que cambian los objetivos comerciales son exponenciales.

Algunos la ven venir y otras agencias están quedándose paralizadas ante el cambio.

Antes el “freelance” era traído para que ayude a los equipos o ejecute lo que nadie quería hacer. Hoy, en varias partes del mundo, los clientes directamente llaman a estas micro-empresas como primera opción, para solucionar problemas y dejar en manos de ese/esos profesionales la formación del equipo adecuado. Es casi como replicar la estructura de una casa productora. Además, algo en común que tienen la fuerza de trabajo actual -o los tan bastardeados “millennials”- y los que llevamos “milaños” en esto, es que nos fuimos cansando de las reuniones improductivas y el tiempo malgastado en pos de un resultado muchas veces mediocre.

Y si además consideramos que en Estados Unidos existe el mercado general, los mercados multiculturales, y un presidente Twittorrágico como nadie, creo que estas estructuras flexibles van a ir apareciendo cada vez más, porque los potenciales problemas de marca serán diversos y fluidos.

Creo que el cambio es inevitable, muchos están tomando nota y nunca va a faltar el que ante la alerta roja descripta por Jorge Raúl Martínez (director de Adlatina) dirá: ¿y que tal si desconectamos el cablecito de la alarma?

Norbi Zylberberg, Founder & Chief Creative Officer Socialisssima

Ver todas las noticias »