JUEVES | 25 de Mayo de 2017
10.01.2017 |
EDICIÓN 50 DEL LEGENDARIO ENCUENTRO DE LAS VEGAS

El cincuentenario del Consumer Electronics Show tuvo lugar del jueves 5 al domingo 8 de enero en la ciudad estadounidense de Las Vegas. ¿Puede resumirse su alcance y su peso en un artículo periodístico? Las empresas ya anunciaron que lo presentado allí irá lanzándose al mercado durante los próximos cuatro años.

  • El modelo Concept-i de Toyota fue uno de los mayores impactos de la feria, aunque probablemente no llegue al mercado antes de un lustro.

Este fin de semana concluyó la 50º edición del legendario Consumer Electronics Show, el legendario encuentro de la ciudad estadounidense de Las Vegas. Resulta del todo imposible intentar abarcar, o incluso olfatear, lo que ocurre en un encuentro que incluye tantísimos espacios, stands, discursos, shows y aplausos simultáneos: cualquiera que haya estado allí se llevará una imagen absolutamente parcial de lo ocurrido y ofrecerá un resumen subjetivo e imperfecto a quien le pregunte qué fue lo más importante y vanguardista de lo presentado entre el 5 y el 8 de enero. Y si todo lo anterior no resultara suficientemente convincente, basta señalar que los 200.000 metros cuadrados que componían la feria fueron recorridos, durante esos cuatro días, por más de 150.000 personas llegadas de todos los rincones del planeta: 150.000 asistentes que narrarán 150.000 shows diferentes cuando le pongan play a su relato.
Quizás David Pierce, redactor senior de la revista Wired, haya sido quien dio la clave más acertada sobre el modo de comprender el fenómeno: “Si mirás el CES desde un punto de vista suficientemente lejano, podrás observar perfectamente qué pasa por la mente de la industria tecnológica”, señaló Pierce, remarcando que la ocasión brindaba una oportunidad única.
Una oportunidad única, por ejemplo, para detectar que todo está alexándose: el asistente personal inteligente de Amazon, Alexa, desarrollado por Lab126 y lanzado al mercado en noviembre de 2014, parece estar invadiéndolo todo. Todas las marcas y todos los servicios. Más allá de que desde el principio se supo que podía interactuar con voz, hacer playback de música, elaborar listas, configurar alarmas, transmitir podcasts, leer libros en voz alta y predecir el clima, el tráfico y otros datos en tiempo real, en CES 2017 llegó el momento de asombrarse —o no— al comprobar que automóviles Ford, teléfonos Huawei, electrodomésticos Samsung y robots LG se presentan ahora al mercado con Alexa como alma mater.
La advertencia imprescindible a este respecto es que no todo lo que CES “vende” es adquirible de inmediato, e incluso en algunos casos es probable que haya que esperar bastantes meses hasta poder oprimir su tecla ON: muchas de las marcas que exhibieron sus grandes novedades en los innumerables stands de la feria reconocen que es poco probable que logren “materializarlos al 100%” durante 2017, y algunas de ellas, como Audi, aseguraron que no podrán ofrecerlas como solución comercial antes de 2020.
Sin embargo, el show impacta, eso es innegable. El cronista John Falcone, de C|Net, afirma haberse quedado anonadado ante “un televisor del tamaño de una pared y el grosor de una llave”. Julieta Schulkin, del diario argentino La Nación, remarcó que, para ella, los seis dispositivos que podrían cambiar el día a día de los lectores son “un cepillo inteligente que entrega un completo diagnóstico del estado del cabello” (desarrollado por Kérastase L'Oréal y Withings, la compañía de hogar inteligente de Nokia), una cama que “aprende los hábitos de cada persona para ayudarla a tener un mejor descanso” (de la empresa Sleep Number), una cuna que “responde al llanto del niño con sonidos y diferentes niveles de movimiento” (de Harvey Karp), “un zapato femenino cuyo taco se puede regular a través de una aplicación” (de Digitsole), “un anillo Bluetooth que puede controlar el celular o enviarle alertas” (de Musering) y “un collar y pulsera para guardar los (diminutos) auriculares inalámbricos de cerámica que trae” (de la startup Ashley Chloe).
Y el especialista Tom Goodwin, redactor de la revista inglesa Campaign y, por lo tanto, portador de una mirada marketinera y publicitaria sobre lo que el CES 2017 ofreció una vez más, deja el comentario que sirve de cierre o de apertura, según se desee considerar: “Hasta ahora, habíamos tenido dos grandes eras en la publicidad. La primera, de anuncios tradicionales en dispositivos tradicionales: eran los tiempos de los spots de radio emitiéndose por la radio, los comerciales de 30 segundos en la TV y así. En el año 2000 entramos en la segunda era, la de los anuncios tradicionales en dispositivos nuevos: tomamos lo que ya conocíamos y lo adaptamos para que encajara en pequeñas pantallas, para que llamara la atención en lapsos mínimos y que funcionara en unidades nuevas. Y ahora está arrancando la tercera era, de contenido nuevo para dispositivos siempre cambiantes, y aquí es donde CES brilla e ilumina como nadie”.

Ver todas las noticias »