LUNES | 16 de Enero de 2017
06.01.2017 |
EL ESTUDIO SE TITULA “SED POR EL CONSUMO”

Con el colapso en los precios del petróleo, Venezuela vio afectada su economía. Kantar revela qué producto de la crisis bajó el consumo de los bienes; los más afectados son los alimentos.

  • Los números más relevantes del informe: el 70% de los hogares venezolanos cree que el país está en peor situación que el año pasado.

Kantar Worldpanel presentó un informe sobre la situación actual de consumo en Venezuela que tituló Sed por el consumo.
La investigación explica que, por volumen, Venezuela es el sexto mercado de América Latina, con una población de 31 millones de habitantes. Históricamente, su economía era altamente dependiente del petróleo, mientras que la falta de fabricación local hacía que la nación dependiera de los bienes importados. El colapso en los precios del petróleo afectó su economía. Al mismo tiempo, la decisión tomada por muchas compañías globales de cerrar sus operaciones locales, junto con el aumento del costo de los bienes importados, por la devaluación de la moneda, llevó a una drástica caída en el número de productos disponibles de bienes de consumo.
Después de cuatro años consecutivos de recesión, el descenso del PBI de Venezuela es el más grande del mundo: disminuyó 10% en 2016 y se prevé un nuevo descenso, esta vez de 4,5%, para 2017. La inflación también es la más alta del mundo: aumentó un 476% en 2016 y se calcula un aumento masivo del 1.600% para 2017.
Según los resultados del estudio, el 70% de los hogares venezolanos cree que el país está en peor situación que el año pasado. Además, de ese porcentaje un 61% afirma que su situación personal es peor. Un 79% dice que la crisis económica es la causa por la cual están en peor situación.
Debido a la crisis, la demanda de bienes de consumo se ha reducido a la mitad desde 2008, por la baja disponibilidad de productos y por la disminución en el poder adquisitivo. La gente compró menos durante los últimos siete años consecutivos, pero la tendencia se ha acelerado en los dos últimos, con una disminución del 23% en el volumen de compras entre 2014 y 2015, y del 24% entre 2015 y 2016.
Los productos más afectados fueron los alimentos: en esa categoría, las personas compran un 27% menos, seguido por los lácteos (-25%), los cuidados en el hogar (-17%) y las bebidas (14%). Además, de los productos que estaban disponibles hace ocho años, el 35% ya no está disponible. Las categorías más sido afectadas son el aceite, el arroz, las pastas, el café, la leche en polvo, el azúcar, el maíz, la harina de maíz (utilizada para hacer arepas, unos de los alimentos fundamentales de los venezolanos), el papel higiénico, el maquillaje y el queso crema.

Ver todas las noticias »